jueves, 27 de agosto de 2009

Día (de verano) de una niñera.

Si un niño se acuesta a las 7 de la tarde (las 8 en casos especiales) está claro que se levantará temprano. Por ello así es como empezamos el día.
A las 6.30 los peques están despiertos. A veces eso te afecta, cuando estas tu sola en casa y te toca ser niñera el 100% del tiempo o simplemente cuando tienes el sueño ligero. Aunque tampoco hace falta eso para despertarse temprano, pero bueno el tema de que un avance tecnológico y cultural como las persiana no hayan llegado a esta isla es otro tema a tratar.

Como comentaba a las 6.30 están comos rosas, subiendo y bajando escaleras, escalando por los sofás y en muy gratas ocasiones sentaditos mientras ven alguna serie de dibujos extraña.
Mi hora oficial para estar abajo y con ropa de calle (esto no es imprescindible pero tengo esa mala ‘manía’ de vestirme por las mañanas) son las 7.
A las siete, en días de colegio, los padres se van a trabajar y yo me encargo de que desayunen y de llevarlos al cole.
Pero ahora estamos en verano y aún no hemos abordado lo de llevarlos al colegio, por lo menos al colegio oficial, el de verdad. Así que en verano lo que se hace es: Desayunar tarde, allá a las ocho y media o nueve... Ya se sabe cuando uno se levanta a las 6 ,eso, es tarde.

Dejamos de ver la tele, pese a que nos proporciona grandes momentos de tranquilidad cuando se emboban con algún programa que, seguro, afectará a su estado mental en un futuro. Y entonces leemos un cuento, con mi fantástico inglés y mis voces estrafalarias para cada personaje. Sus favoritos son los de Charlie and Lola. Tras leer dos cuentos, ya que no se conforman con uno, les ‘obligamos’ a jugar. A veces necesitan de juguetes, por los que se gritan, pegan y muerde, pero otras les basta imaginación para jugar a cualquier cosa. ¿Algún ejemplo? El Perro-Dinosaurio que tiene que ir a buscar un trozo de plástico hueso, podrían pegarse horas tirando el trocito de plástico hueso. Pero hay otro que me demostró algo.
Yo siempre había pensado que los chicos solo jugaban a papás y mamás cuando a nosotras nos hacia falta un papá, un bebé o cualquier cosa. Pero no, es realmente gracioso ver al mayor hacer de bebé y al pequeño de mamá. Si, de mamá. Podría ser el papá, pero no es la mamá. Con esto se me ocurren muchas cosas, pensamientos acerca de la mente humana, discusiones antropológicas con migo mima que no tendrían final y que desde luego este no es lugar para abordarlas.

Probablemente intentaré que salgan a la calle. Irnos al parque, a pasear o cualquier actividad al aire libre, pero la verdad es que son bastante reacios a exponerse a las radiaciones solares y al intenso aire que se respira fueras de sus confortables casas.

Luego llega la comida, el ‘lunch’. Cualquier cosa para apalear el hambre hasta la cena, a las 6. Un sándwich, una tortilla francesa… cualquier cosilla. Pero una es española y yo no paro hasta que no consigo que coman por lo menos algo de carne, ya sea una loncha de jamón dulce o una salchicha, algo de pan y algo de fruta o verdura. Y es que se que para cenar hay un 45% de posibilidades de que haya pasta y otro 45% de que sea pollo. (Dentro del 45% de pasta un 75% es a la Boloñesa) .
Yo tengo suerte por que mis nenes se comerían a Buda por los pies si pudieran.

Otro asunto, el zumo. Beben 2 veces antes de desayunar, 4 antes de comer y otras tantas después: un vaso de zumo. Pocas han sido las veces que les he visto beber agua.

Mi trabajo termina cuando los padres llegan y yo, entonces me subo a mi habitación. A veces parece que no está bien, que tendrías que estar abajo, pero al fin y al cabo has estado todo el día haciendo cosas ya que los nenes no son lo único y seguramente yo ya habré limpiado la cocina, lavado la ropa, tendido la ropa y quizás hasta planchado la ropa. Y seguramente los niños se habrán pegado, mordido y empujado; escalado por algún lugar y luego llorado; gritado, saltado y enfadado para luego volver a jugar tranquilamente, si hay suerte. Y aunque tienes tiempo libre, que a veces usas para leer, hablar por teléfono o estar por Internet, tu cabeza esta más pendiente de los pequeños que de los demás y por eso una servidora manda los e-mails por las mañana, antes de las 7, y quizás algún otro a las 11; habla con la gente por la tarde, muy entrada la tarde; y deja todo lo demás para la noche, esa noche inglesa que comprende desde las 8 o 9 de la noche hasta que te caes de sueño, que desgraciadamente suele ser bien pronto

4 comentarios:

·· Kira ·· dijo...

Jaja, pues a mí que me voy de au pair en uno o dos años y que me encantan los bebés, me sirve de ayuda este mini-manual de niñera ^*^
Graaacias xDDD!!
Muuassss! ;)

MonaLisa dijo...

Jejeje de nada! pero cada nene y cada país es un mundo =)
Los mios son muy bueno, aunque les guste pegarse ¬¬ , pero hay otras au pairs que tienen pequeños demonios! jejeje

besitoss! y gracias por pasarte! **

guayen1 dijo...

A mi tmbn m sirve de ayuda lo q vas escribiendo para saber con que me puedo encontrar cuando me valla l verano q viene =) Q vida mas xtresante la d la niñera! y q raritos son estos ingleses con las comidas xD

Bsks

· Alba · dijo...

Lo que está claro es que NO te aburrres xDDD
Yo estuve un verano de niñera de un par de nenes y... Al final una se hace, esto es como el hábito al monje xDD

PD: Por cierto, la contraseña que me toca poner ahora es "choni" xDD

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro